Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Sociedad en liquidación

Fotograma de la película 'Los Hermanos Marx en el Oeste' Cuando era pequeño me fascinaban los trenes y todavía hoy lo consiguen. No había ningún tren en la isla, ni tampoco teníamos televisión en casa, pero los veía en los escaparates de las jugueterías durante las navidades y me encantaban, sobre todo cuando se creaba en torno a las vías un paisaje urbano, rural o natural, por donde circulaban las máquinas con sus vagones. Durante algunos años le pedí a los reyes magos un tren, pero, o no supe explicarme bien, o no tenían recursos para traerme lo que quería. Primero fue una simple locomotora que andaba unos segundos tras darle cuerda. Al año siguiente me trajeron uno que tenía una vía de plástico en forma de círculo, con una locomotora fea que se movía a pilas y un par de vagones igual de feos. Hasta que por fin me dejaron una copia a escala de uno de verdad, de los modelos antiguos de vapor, que circulaba también a pilas por una vía con forma de óvalo, con una desviación par

Entradas más recientes

En ocasiones... veo anuncios

¡Última hora! El coronavirus comparece por videoconferencia

El cuarto querer y no poder

Bochorno

Muertos

Credibilidad bajo cero

COVID-19 HUMANIDAD-0 (En el descanso)

Beso y número (relato)

Sucedáneos de información

'Reflicciones'