martes, 30 de mayo de 2017

Smet Guañac: First Nation (Primera Nación)

Hacía bastantes años que no me encontraba el Día de Canarias fuera del Archipiélago y esta circunstancia hace que vea la celebración desde una perspectiva distinta, sobre todo porque me encuentro de regreso de un viaje que va a marcar mi vida futura en muchos aspectos.

El viaje que estoy a punto de terminar me ha llevado por diferentes territorios situados al noroeste del continente americano, como son la Columbia Británica de Canadá y el Estado de Alaska, en EE UU. En ambos he encontrado un denominador común: la importancia que le dan a la cultura de los primeros pobladores de ese continente y que ocupaban esas tierras antes de que llegarán los colonizadores europeos. Esas sociedades reciben en ambos casos la denominación oficial de First Nation (Primera Nación).

No he tenido tiempo de averiguar cual es la situación real por la que atraviesan los descendientes de esas sociedades, pero si he constatado el valor institucional y de mercado que tienen los símbolos de su cultura y en especial los elaborados por los artesanos de esas comunidades. Incluso cotizan al alza las imitaciones de esos símbolos manufacturadas o fabricadas por las industrias de países del sureste asiático o China.

También me ha llamado la atención la revisión que hacen los artistas actuales de esos símbolos y que me parecen admirables, porque está realizada desde la empatía hacia estas culturas, manteniendo rasgos tradicionales y combinándolos con elementos de la modernidad mediante diferentes lenguajes expresivos.

No tengo ninguna queja de la labor de los artistas canarios en relación con los símbolos de la cultura guanche en Canarias en cualquiera de los ámbitos en los que han desarrollado sus propuestas: música, danza, teatro, cine, pintura, escultura... Pero todavía me parecen relativamente escasas respecto a lo que he podido contrastar en este viaje.

Donde no cabe comparación es en plano institucional, por la relevancia que se le otorga tanto a las manifestaciones originales de estas culturas como a su actualización a la realidad cotidiana y a los desafíos de la sociedad pluricultural del siglo XXI. Y no hace falta salirse de las carreteras para confirmarlo. Las propias señales de tráfico te llevan hacia esos espacios, donde encuentras centros de interpretación o, como mínimo, paneles que ilustran e informan con todo lujo de detalles sobre la importancia y la aportación de estas sociedades al desarrollo humano.

Y he sentido envidia sana al verlo, porque en Canarias sólo he tenido una sensación similar de orgullo cuando visité el Museo y Parque Arqueológico de la Cueva Pintada de Gáldar, que nada tiene que envidiar a lo que he visto en estos países, pero que parece un oasis dentro de un gran desierto de ignorancia sobre una etapa muy importante e interesante del pasado de nuestras islas, donde la candidatura de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria a ser declaradas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad puede ser el revulsivo que necesita nuestra sociedad para impulsar la investigación y el conocimiento sobre la cultura de los primeros pobladores de Canarias.

Me gustaría percibir en Tenerife una mayor implicación de las administraciones públicas y de sus gestores en la difusión de este tipo de contenidos, donde la principal referencia dentro de un entorno natural es privada y corresponde al Parque Etnográfico Pirámides de Güímar. No basta con tener un magnífico Museo de la Naturaleza y el Hombre, sino de poder hacer visitables (o cuanto menos interpretables) lugares como la Cueva de Bencomo en La Orotava o las piramides o majanos de Icod.

A mi no me resultan suficientes los actos que se organizan por el Día de Canarias. Me gustaría poder hacer participe a cualquier persona de cualquier país en cualquier momento de todo el contenido histórico y emocional que atesoran la palabra Canarias y la palabra Guanche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario