domingo, 1 de marzo de 2015

Achaxit: La vida

¿Qué es la vida? ¿En qué consiste? ¿Dónde empieza y dónde se encuentran sus límites? ¿Hay vida en los planetas cercanos al nuestro? ¿Y en otros sistemas solares y galaxias? Son algunas preguntas que se han formulado y continúan haciéndolo científicos, pensadores y cualquier persona con inquietudes.

Respuestas hay unas cuantas, pero todavía son mayores las dudas que las certezas, como en casi todo el saber que ha conseguido acumular el ser humano.

En mi modesta opinión, la vida es colaboración y comienza desde el momento en que los átomos forman moléculas y pasan a compartir electrones. ¿Por qué lo hacen?

La materia y la energía que nos conforman es minoritaria en el Universo conocido según las teorías físicas vigentes, las cuales consideran que está integrado, aproximadamente, por un 75 por ciento de energía oscura, un 20 por ciento de materia oscura y tan solo un 5 por ciento de nuestra materia y energía.

Somos, por tanto, minoritarios en el Cosmos y cualquier átomo en esas condiciones puede sentirse amenazado e impulsado a cooperar con otros átomos para protegerse y perpetuarse. Y el resultado de su combinación en moléculas, parece seguir las mismas pautas y un mismo objetivo: sobrevivir.

La vida sería entonces una consecuencia lógica del 'statu quo' del Universo, un sistema de protección o ayuda mutua para tratar de preservar aquello que nos es común.

Pero en algún momento de esta evolución, algunos complejos moleculares comenzaron a competir con otros y a fagocitarlos para estar mejor posicionados y otros se modificaron para parasitar la los vencedores y subsistir a su costa. Y esto continúa sucediendo en la actualidad a todos los niveles.

Con estos orígenes hace miles de millones de años, parece imprescindible que una parte de los seres vivos dediquen sus esfuerzos a colaborar para prosperar, mientras otros buscan la forma de estar por encima del resto. ¿Y esto es lo más inteligente?

Hasta ahora, sí. Porque estamos aquí ¿Pero es la mejor estrategia para el futuro? ¿Las batallas internas de la vida nos hacen más fuertes y nos preparan para combatir un ataque de otros seres procedentes del exterior? Y si no son seres similares o diferentes a nosotros, sino algo totalmente desconocido como la propia energía o materia oscura ¿tenemos alguna posibilidad de sobrevivir?

El grupo social de seres que nos autodenominamos (aunque yo discrepo) como 'homo sapiens sapiens' creo que debemos replantearnos nuestro lugar dentro del Universo y si lo que estamos haciendo en este planeta ayuda al fin primero y último de la materia, la supervivencia colectiva. Salvo que seamos sólo los mediocres actores de un espectáculo mundial que, a mí personalmente, cada vez me gusta menos y en el que no quiero participar, ni contemplar como espectador cómo se retransmite de manera interesada por la televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario