lunes, 14 de julio de 2014

Ach xaxo acano: El año de la momia

El 4 de julio de 2013 se presentó en Tenerife del poemario 'Achicaxna xaxo agual. Palabra de momia paria", la primera obra contemporánea vertebrada en torno a las palabras que aún conservamos de la lengua guanche y que impulsó la creación del blog del mismo nombre, donde se mantiene viva la llama de un idioma con una enorme capacidad poética y simbólica, emparentado con las lenguas bereberes y heredero de una cultura de origen libio, que tuvo su apogeo en el Mediterráneo, pero que, probablemente, también debió alcanzar una importante presencia en las riberas atlánticas de África y Europa.

Desde entonces, el blog ha recogido cerca de medio centenar de reflexiones en torno a ideas y conceptos actuales e intemporales, que pueden ser expresados en múltiples lenguas y que abordan las circunstancias por la que atraviesa el ser humano y la civilización que ha creado, en teoría para protegerse, pero que quizá oculte otros objetivos menos racionales o emocionales, para llegar a comportarse como un sistema corrupto de explotación de las debilidades individuales y colectivas.

Existen muchas más palabras procedentes de la cultura guanche que utilizamos de forma cotidiana, pero que poseen un significado que permanece oculto, detrás de topónimos y denominaciones vegetales y animales.

A lo largo de los próximos meses intentaré seguir compartiendo, desde una perspectiva periodística y literaria, todo aquello que crea puede aportar novedad al trabajo de muchos otros expertos y personas inquietas desarrollan y han realizado en los últimos años, aunque no coincidamos en métodos ni objetivos.

Dentro de este ámbito, merece reconocimiento el trabajo del doctor en Filología Ignacio Reyes García, cuya obra 'Nombres personales de las Islas Canarias' ha sido objeto de una segunda edición, promocionada además por Diario de Avisos, que la distribuyó por kioscos y permitió adquirirla a un precio asequible junto al periódico.

Personalmente prefiero hablar de lengua y cultura guanches a referirme a éstas como amazigh (amaziq) insular o insuloamazigh, porque me parecen términos alejados de la realidad cotidiana que se vive en el Archipiélago Canario.

Considero que la lengua guanche que utilizamos en la actualidad procede del mestizaje, durante más de 500 años, con el español y con otras lenguas europeas, aunque en menor medida, como el portugués, el inglés, el francés y el italiano, sin olvidar el efecto bumerán de los isleños que viajaron a América, dispersaron su manera entender el mundo y algunos de sus descendientes regresaron enriquecidos con experiencias y conocimientos por el contacto con otras sociedades, en las que encontraron asombrosas similitudes.

Las lenguas bereberes, por su parte, herederas en el continente africano de las palabras originales, han mestizado con el árabe durante más de 1.200 años y la cultura sobre la que se sustentan realizó valiosas aportaciones a la cultura europea, como en la nazarí que hoy tanto admiramos, cuya obra cumbre se puede valorar en ese Patrimonio de la Humanidad que es La Alhambra de Granada.

Creo que la lengua guanche tiene un camino propio que recorrer y cualquier aportación en este sentido, bajo cualquier denominación que se quiera utilizar, debe ser bien recibida, venga de donde venga. Porque la cultura es el resultado de una suma de interacciones individuales y colectivas, que acaban por ser asumidas como propias por un amplio colectivo.

Hoy no podemos afirmar que estemos utilizando todo el potencial que encierra la cultura guanche, pero no debemos perder nunca la esperanza ni dejar de trabajar para que las generaciones futuras tengan la posibilidad de que este legado pueda resultarles de utilidad para su desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario