domingo, 6 de octubre de 2013

Arfagüilen: Silencios compartidos

Las palabras están exhaustas
Las utilizamos hasta la extenuación
Para expresar nuestros sentimientos
Para convencer con razonamientos
Pero están por todas partes

Nos rodean, nos persiguen
En forma de mensajes publicitarios
En forma de discurso político
En forma de estribillo que se canturrea
En forma de información de actualidad
En forma de revelador cotilleo
En todas las formas posibles

Resulta extremadamente difícil
Permanecer en silencio
Escuchar el silencio
Pero el silencio existe
Está ahí, aunque no podemos verlo
No podemos tocarlo
No podemos olerlo
Ni podemos degustarlo
Pero podemos percibirlo

Compartir las palabras
Sigue siendo importante
Para las relaciones humanas
Para la vida de las personas
Para la salud de la sociedad
Incluso para los animales
Que habitan junto a nosotros

Pero hay algo que une más que las palabras
Que es compartir los silencios
Y cada vez, más personas
Comparten los mismos silencios
Silencios emocionados
Silencios razonados
Silencios creativos
Silencios comprometidos

Y el día que esos silencios se manifiesten
No será de forma verbal
No contarán con las palabras para expresarse
Porque estarán agotadas
Será pura acción
Acción imparable
Acción renovadora
Energía transformadora

Ya sucedió en el pasado
De forma incontrolada
Destructiva, de vidas y símbolos
De formas de expresión
De formas de organización
De formas de percepción

Y con el paso del tiempo
Todo acaba igual que estaba
Con matices, pero igual
¿Acabaremos por aprender?
¿Sólo puede guiarnos la codicia?
¿No podemos competir colaborando?
¿O colaborar mientras competimos?
¿No podemos cambiar sin romper con el pasado?
¿O somos sus cautivos?
¿Hemos fracasado ya y somos incapaces de asumirlo?

Menos mal que siempre nos queda el silencio
Incluso en nuestra ausencia futura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario